fbpx

Investigadores chinos encontrarían la fórmula de la telepatía y la telequinesis

Comparte y apóyanos

Con información de Clarín.com

El ser humano ha soñado con mover cosas con la mente y poder comunicarse con otras personas a través de los pensamientos, esto se conoce como telequinesis y telepatía respectivamente.

Pero esto puede llegar a ser una realidad gracias a un grupo de investigadores chinos que lograron desarrollar la comunicación por medio de la mente y otro grupo investigativo generó una versión primitiva de telequinesis.

Los estudios se basan en tecnologías no invasivas, dado que se usan materiales convencionales que comúnmente se conoce.

Un ejemplo de cómo entender que la telepatía y la telequinesis se dé, es por medio de microchips conectados a electrodos de detección, pero en algunos casos requieren de una conexión por cable y control manual donde no actúan en tiempo real.

Los estudios realizados logran un precedente en lo que puede ser una tecnología futurista.

En el primer estudio de emular la telequinesis, fue realizado por el profesor Jiafu Wang de la Universidad de Ingeniería de la Fuerza Aérea PLAAF y el profesor Cheng-Wei Qiu de la Universidad Nacional de Singapur.

«Nuestro diseño ofrece a los usuarios una forma universal de manipular las ondas electromagnéticas mediante ondas cerebrales», comentó el profesor Jiafu.

Según lo desarrollado por la investigación, Wang y su equipo plantea que a través de una superficie programable llamada metasuperficie, se puede integrar con sensores y controlarlos mediante software.

Buscan adaptar el chip respondiendo a las ondas cerebrales y así manipular dichas metasuperficies.

El otro estudio realizado por el Instituto del Espacio Electromagnético de la Universidad del Sureste de China, también usó las metasuperficies pero para servir como intermediarias para el envío y recibido de mensajes entre dos personas a través de la mente.

La observación pudo relacionar a dos voluntarios que fueron el emisor y receptor; se lograron comunicar mediante de las ondas cerebrales P300 con las propiedades de una metasuperficie.

Se analizó un electroencefalograma que monitoreaba las ondas cerebrales en tiempo real. Los impulsos eléctricos se pasaron a código binario utilizado para controlar las propiedades de la metasuperficie del emisor.

Este código después pasa a cada letra y su traducción demora entre cinco segundos para descifrar el mensaje, lo que en el futuro podría ser de menos tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: